miércoles, julio 19, 2006


El nacionalismo, Charles De Gaulle y Rosa María Palacios.

Durante los últimos días (primera semana de mayo), en el programa de TV Prensa Libre, que conduce y dirige Rosa Maria Palacios, se ha dejado entrever que para la periodista el nacionalismo es algo malo a priori. Sin tomar en cuenta que el nacionalismo es un concepto que funciona de distinta manera en determinada circunstancia política. Por ejemplo, en los años posteriores a la segunda guerra mundial el nacionalismo fue prácticamente el motor de la historia para una gran parte del mundo.

No se puede hablar de nacionalismo como un concepto estancado y vinculado únicamente al nacional socialismo alemán o a la ultraderecha francesa.

En la década del 50 y 60 el nacionalismo fue la fuerza que propició la independencia de numerosos países asiáticos y africanos. Estos movimientos nacionalistas (muchos con ideología marxista) encontraron la coyuntura propicia para su independencia al ver a una Europa debilitada a causa de las guerras mundiales. En un par de décadas, estos movimientos se emanciparon a través de procesos revolucionarios mucha veces sangrientos, de sus gobiernos colonizadores y establecieron una amplia gama de estados independientes. La idea de Estado Nación heredada de los propios colonizadores era utilizada en esta ocasión por las colonias para alcanzar su independencia.

Sin embargo, la idea de nacionalismo no era compatible como es obvio, con los países europeos, como por ejemplo Francia. Ya que este nacionalismo, que era prácticamente la respuesta ante el imperialismo, implicaba el desprendimiento de sus colonias.

Francia en 1950, 1960 se aferraba a sus colonias. Principalmente Indochina y Argelia. Y es en este contexto, tal y como cita Rosa Maria Palacios en su programa de TV, que el militar francés Charles De Gaulle dijo más o menos así: "el patriotismo es bueno porque es el amar a la tierra, a la patria, etc. pero el nacionalismo es el odio a todo lo demás".

Es lógico que Francia y entre ellos Charles De Gaulle, (presidente de Francia durante los últimos 3 años de la cruenta guerra contra Argelia), no veía con mucho agrado que las ideas del nacionalismo sean vistas positivamente.

De Gaulle fue llamado al gobierno expresamente para que pueda impedir la independencia de Argelia, que por cierto costó, al parecer, un millón de víctimas africanas (¡!), con cientos de miles de desplazados. Fue una verdadera catástrofe humanitaria. Fue una guerra tan horrenda donde se experimentó en exceso las tácticas de guerra sucia, que inclusive la OTAN, de la cual era miembro Francia, hizo sentir su preocupación por lo impopular que resultaba este conflicto. Mientras que la diplomacia francesa ponía el freno a la ONU empecinándose con el argumento de que esa guerra era un asunto interno. Se bombardeó campos de refugiados, se torturó, se electrocutó. Y no hace mucho por cierto. 50 años a lo más. Finalmente en 1962 Charles De Gaulle reconoce la independencia de Argelia, tras una serie de negociaciones impulsadas por él.

Por otro lado, citar a De Gaulle, un militar fracasado, golpista y super pro estado –pero si excelente en la política-, no resulta buena idea, en tanto no es buen referente para promover consignas neo liberales. (Rosa María Palacios cita la mencionada frase de De Gaulle con el afán de minimizar la posición de un candidato a la presidencia, líder de un movimiento autodenominado nacionalista.)

Lo que después sucedió con Argelia, uno de los países más ricos del África ya es parte de su propia historia. Pero es imposible negar que el concepto de independencia sí puede ser tomado consensualmente como algo positivo.

Conclusión
El nacionalismo motivó muchas luchas por la independencia, incluida la de Argelia.

Conceptos como el de nacionalismo, adquieren carácter valorativo en concordancia con el color político de la opinión a la cual subyace. Es en este contexto decir si es malo o es bueno depende del lado en que se esté en el espectro político o respecto a la distribución del poder. Es lógico que Francia se sintiera amenazada ante la reivindicación nacionalista.
El caso de Angola es ilustrativo –colonia de Portugal hasta 1975-, ya que es el proceso independentista y nacionalista angoleño el que contribuye a desencadenar el fin del propio régimen dictatorial portugués.

Dos definiciones del concepto nacionalismo
Nacionalismo, ideología política que considera la creación de un Estado nacional condición indispensable para realizar las aspiraciones sociales, económicas y culturales de un pueblo. (Microsoft ® Encarta ® 2006.)
Nacionalismo. Doctrina política que revindica para una nación el derecho a llevar a cabo una política acorde con sus intereses colectivos y de defensa de su personalidad. (Diccionario Básico de la Lengua Española. Editorial Planeta.)


Efraín Agüero Solórzano